jueves, 8 de diciembre de 2016

Como se organizaba una carrera en 1911

Chips, televisión, radio, jueces de carrera ... ahora hay muchas formas de controlar una carrera y a sus corredores pero al principio del siglo XX la cosa era muy diferente.

En el periódico El Liberal fechado el 31 de Diciembre de 1911 me pude hacer una idea de como eran en aquella época.


En el decia:
Velocipedismo
Brazal "Le Gaulois"

El jurado designado para este interesnte prueba lo constitullen:
Presidente: D. Emilio Coll
Juez de Salida: D. Mariano Luis Ramon
Juez de llegada: D. Miguel Muñoz
Juez de Tiempo: D. Manuel Castro
Cronometrador: D. Ladislao Garcia Pascual
Stater: D. Patricio Cuesta
Jurados de Viaje: D. Emilio Gallegos, D. Victor Cuevas y D. Juan Lajús

La carrera se ha dividido en tres categorias, que saldrán con una diferencia de cuatro minutos.


Esta lista de los juezes de carrera era para una serie de carreras que organizaba R. C. Berggougnan ubicada en la c\ Sagasta 15 de Madrid y fabricante de los neumaticos Le Gaulois. Este fabricante organizo una serie de carreras para fomentar el ciclismo iniciando se la primera en Madrid el 7 de Enero de 1912 y las restantes carreras seria el primer domingo de cada trimestre.

Todos los participante deberian de equipar sus velocipedos con neumaticos Le Gaulois y tendria una cuota de inscripcion de 5 pesetas las cuales se reembolsaria a todos los participantes que acudieran al dia de la carrera. Esto es algo parecido a lo que ocurre actualmente en las marchas que te dan el chip, pero en este caso era para asegurarse la asistentecia de corredores el dia de la prueba.

La carrera seria de 50 km, en las cuales no podrian acceder entrenadores y las bicicletas deberia pasar un control el dia anterior y precintarlas.

El premio era de los mas curioso, teniendo en cuenta que seria pruebas cada tres meses, constaba de un premio de 2 pesetas que cobraría al final de cada mes mientras que fuese ganador de la prueba. Es decir que el primer ganador se desenbolsaria 6 pesetas hasta la siguiente prueba aunque no ganara ninguna mas.

El lider de la prueba estaba obligado a participar en la prueba, salvo por enfermedad pero esto seria comprobable bajo cualquier medio como dice el reglamente. En caso de no participar este podría pedir la revancha al ganador de la siguiente carrera en un plazo de 15 días.

Para los corredores que fueran de otras regiones, Bergougman autorizaba eliminatorias en esas regiones y los corredores vencedores tendría una indemnización siempre y cuando no superara el 20% del tiempo empleado por el vencedor en curso, que en este caso no tendría derecho a dicha indemnización.
Si vivía a menos de 200 km.............20 pesetas.
de 200 a 400 km.............................40 pesetas.
y mas de 400 km.............................60 pesetas.
Todas estas distancias contadas por lineas de ferrocarril.


Como veis no se parece en nada en lo que hay actualmente, ni en la organización ni la forma de incentivar el deporte a lo que hay actualmente y una de las cosas curiosas de los jueces de carrera eran los Jurados de Viaje que eran los que se ponían a lo largo del recorrido de la carrera para que no hubiese ninguna irregularidad en el transcurso de la carrera, algo que era muy habitual en la época el atrochar por otros caminos para adelantar puestos e incluso en esconderse si había algún premio por ser el farolillo rojo de la prueba como ocurrió en alguna Vuelta a España. Pero eso es otra historia que ya os contaré.

Jose Eugenio Caballero
Historia del Ciclismo

Safe Creative #1302154598587

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada